lunes, 9 de enero de 2012

El Rostro del Alma



Cada Ser Humano posee un rostro interior distinto al que presenta ante los demás, es el rostro de su Alma.

No tiene rasgos definidos e inmutables como el rostro físico, y se modifica continuamente porque está íntimamente ligado a su vida psíquica, a sus sentimientos y pensamientos: según las circunstancias aparece luminoso o tenebroso, armonioso o crispado, expresivo o frío.

Día a día el hombre debe modelar, esculpir y pintar este rostro interior para que éste impregne un día, por fin, su rostro físico.


Omraam Mickh Ahïvanhov

No hay comentarios:

Publicar un comentario