jueves, 21 de octubre de 2010

De niña...

Con Paula, hemos estado compartiendo diversos espacios de meditación, convencidas que es posible, empleando este tipo de prácticas como estrategia, instalarnos a vivir la vida de un modo donde lo esencial está incluido, donde vamos comprendiendo, paso a paso, más a cerca de lo que es ser Ser Humano y Vivir... desde ella brotaron estas palabras:

De niña, en varias ocasiones,

Veía el bosque desde una ventana.

Me preguntaba cómo sería estar en él,

Caminar entre los árboles, con piel

Desnuda y sentir emerger

De mis manos de pétalo, el rocío.

Más tarde, al abrir la ventana,

Dejé entrar el sol, dejé entrar la lluvia,

Reflejé el calor de la luna llena

Y respiré profundo, muchas veces hasta humedecer la sangre.

Luego morí.

El último atardecer de ese tiempo

Fue el primer atardecer también.

Fueron brotando las semillas y reverdecieron los ojos hasta la raíz,

Con eso sentí que estaba en el bosque.

* * *

Hace unos días me enteré que aún miraba por la ventana

Entonces decidí dirigirme hacia la puerta,

Enderezar mi espalda,

Tomar aire

Y abrir

Miércoles 6 de octubre 20:13

No hay comentarios:

Publicar un comentario