viernes, 7 de mayo de 2010

en el Cerro Cordillera, Valparaiso

Al fin... o al inicio...

me desenvuelvo en un montón de letras que se escapan de mis dedos, de los pensamientos, de las emociones, de esta nueva forma de estar conmigo. Hace exactamente 3 años conocí a Paulina, fuimos compañeras de trabajo y comencé a practicar MEDITACIÓN, dinámica, simplemente en silencio, bailando y cantando... trabajando la tierra, recolectando semillitas en un jardín que alguna vez sembré, cosechando saberes de agradecimiento.... perdón, fé, paciencia, alegría, alegría, alegría...

desde entonces he estado intentando profundizar cada vez más en el reto de ser más y más realista respecto de mis posibilidades de cambio, de perfeccionamiento para la vida, de lo que es necesario, atenta para captar qué es lo que hay que hacer aquí y ahora. Un trabajo de autoconocimiento y más aún de autocuidado, que es realmente un buen aporte, que podemos realizar al TODO.

Hemos estado juntándonos en VIña y Valparaíso, un día en el departamento de Tito, otro día en casa de Francisca y también, la mayoría de las veces en la casa de la Cristy. HacemosHeart Chakra de Osho, psicocalestenia, y también cantamos, para estar más juntos, para unirnos en algo ESENCIAL, para salirnos del barullo que nos envuelve cada día en sus miles de actividades laborales, maternales, estudiantiles, y ofrecernos un momento de comunión, para ponernos a disposición de algo más interesante, algo de lo que TODOS formamos parte.

Intento cada día extender esos momentos en que la experiencia impacta la CONCIENCIA, a los otros tiempos y espacios del diario vivir...respirando, sintiendo el cuerpo, la espalda, los pies, el sonido de mi voz al susurrar tiernas palabras al oído de mi pequeño hijo, o al conversar con mi vecina, una vez más la columna, la cabeza que vuela, y nosotros acá, respirando, estando JUNTOS, más juntos y de mejor manera.

Carla, Cerro Cordillera, Valparaíso, mayo 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario