jueves, 8 de julio de 2010

practicar junto a otros

A veces parece que todo va a desintegrarse en cualquier momento,

arrastrándome a mí en eso.

A veces las condiciones parecen intransformables,

como si no hubiera esperanzas de luz alguna...

El ego, cuando el Todo se pronuncia en la conciencia, la ilusión, al desintegrarse en presencia de la luz, pretende que nos identifiquemos con ella.

Esa transición donde está muriendo el apego, puede ser mejor soportada en conjunto. No es fácil enfrentar semejante tarea en soledad.

Potenciar esa oportunidad manteniéndonos unidos es necesario.

Por ejemplo, cuando cantamos, cuando nos movemos juntos, logramos encontrar el modo para trascender nuestra subjetividad.

Cuando desarrollamos prácticas para avanzar en objetividad, trascendiendo lo virtual, la ilusión que nos separa, podemos participar concientemente de una dimensión que nos enriquece, que paladeamos y que facilita que cada cuál se alimente de ella, se nutra, se fortalezca, para así recibir más de todo y de todos.

Procurar producir momentos de esa categoría por el bien de todos, parece una locura, pero no lo es, generar luz, para que así todos nos iluminemos aunque sea un poquito más cada uno y todos.

Por muchos momentos mis dudas debilitan mi certeza, ponen a prueba mi coraje,

¿Será que estoy avanzando? …

1 comentario:

  1. Ah!! qué interesante todo esto y qué necesario para nuestra vida, especialmente ahora.
    Visité el blog y estré permanetemente recurriendo a él.
    Un abrazo a Paulina, muchos cariños y agradecimientos de corazón.
    Cecilia Barra C
    Machalí-Rancagua.

    ResponderEliminar