jueves, 3 de febrero de 2011

Señales de mi mente

Mi mente me está mandando muchas señales. ¿Son señales? Son pensamientos! ¿Cree que porque ahora me he sentido mejor de ánimo, voy a tomarla en cuenta? Pero sí, así lo he hecho y ha sido tanto que la he escuchado que me nublo, me vuelvo a poner ansiosa. Tienes que estudiar, tienes que…hacer esto y lo otro! Me está tratando de controlar y yo le doy mucha atención. ¿Cómo no me doy cuenta que está tratando de llamar mi atención? ¿o mejor dicho de desviar mi atención?

No quiere que me mantenga trabajando para estar despierta, más consciente, porque o sino pasa a segundo plano. Y eso es así, cuando he estado haciendo ejercicios concretos para estar despierta, para sentirme, no le doy tanto espacio a mi cabeza para que dirija mi vida. El tema es que a mí se me olvida este detallito, porque toda mi vida he funcionado haciéndole caso a todas las ideas que se le ocurren. Y ahora, hoy, vuelvo a lo mismo, ¿por qué? Será porque cuando dejo mi disciplina, mi “trabajo personal” y dejo que entre el ocio en mi vida, no sólo le abro la puerta a éste, sino que entra de lleno la mente con su turba de pensamientos. Y no son cualquier pensamiento, me hace retroceder en el tiempo y juzgándome, por lo que hice o no hice, por lo que dije o no dije. Y yo, que ando “volando bajo” le creo todo, que por “x” razón me equivoqué, que si yo hubiera hecho esto o si hubiera sido así o no tan así, etc, etc….

Me hace sentir fracasada en todos los aspectos de mi vida ¿cómo va de un lado a otro? ¿cómo es tan fácil para mi mente saltar de un aspecto de mi vida a otro y tan rápido? De la vida familiar a lo laboral….De mi vida de pareja al éxito profesional. Que ya debería a estas alturas tener familia, hijos, una casa y propia, un auto y no cualquiera, y suma y sigue. Y me dejo arrastrar por esta ola, enorme ola, que me envuelve, me bota, me hace tragar tierra, arena igual que si estuviera en una tormenta y después se va. Me deja ahí, tirada, sin fuerzas, desarmada y cansada….y todo me vuelvo a parar, claro que con mucho más miedo que antes porque me enrostró todas las cosas feas y malas en la cara y no me gustó. Y como yo creo o pareciera ser una niñita chica, me siento pequeña ante esta gran ola.

Ranjeet Kaur

No hay comentarios:

Publicar un comentario